La motivación – Parte II

No todos los bailarines se motivan por las mismas cosas. Sus motivos para ensayar y actuar son diversos. Algunos bailan porque quieren destacar en ese campo; otros bailan por razones sociales (para estar con sus amigos), y otros participan por la satisfacción de dominar el arte de la danza. Todos estos bailarines están motivados, pero la causa de su motivación varía.

En primer lugar, la motivación influye en la paricipación. Los bailarines se sienten atraidos por otras muchas actividades, y si no se motivan en las clases, los ensayos y las actuaciones sus deseo de seguir bailando disminuirá.

En segundo lugar, la motivación influye en el rendimiento. Los bailarines muy motivados dedicarán tiempo y esfuerzo a mejorar su rendimiento.

” Un bailarín que tema el esfuerzo y que se disguste por el trabajo y el fracaso debería dejarlo inmediatamente. Es realmente duro y si no le añades placer, si no te emocionas ni te inspiras con ello, entonces no es para tí.”

Agnes De Mille

Síntomas de motivación alta y baja

Síntomas de motivación alta

Los bailarines muy motivados se caracterizan por un alto nivel de energía. Suelen entusiasmarse con las clases y los ensayos, y muestran un verdadero interés por aprender nuevas formas de mejorar. Suelen ser los primeros en llegar y los últimos en marcharse, invierten el 100% de esfuerzo y tiempo extra en aprender nuevas técnicas o en ensayar un papel. A los bailarines muy motivados no les gusta robarle tiempo al entrenamiento; estos bailarines completan siempre todas las partes del entrenamiento y quieren seguir entrenando a pesar de estar enfermos o lesionados.

Síntomas de motivación baja

Los bailarines que carecen de motivación muestran poca predisposición para las clases o los ensayos y hacen lo mínimo requerido, invirtiendo rara vez todos sus esfuerzos.

Estos bailarines se toman días libres innecesariamente y acortan sus entrenamientos. Utilizan lesiones pequeñas o enfermedades inexistentes para saltarse clases o ensayos. Por último, sus objetivos suelen ser confusos, fáciles de conseguir o inalcanzables.

“Lo esencial en la disciplina de la danza es la devoción, una devoción firme y decidida a la labor; una devoción que no sólo posibilita que la clase no se reduzca a una hora y media de gimnasia o, todavía peor, a un esfuerzo penoso, sino una devoción que permite que la disciplina que implica la danza se convierta también en danza…”

Merce Cuningham

El desarrollo y el mantenimiento de la motivación de los bailarines es una de las tareas más importantes del profesor o coreógrafo. Sin la motivación adecuada, los bailarines no estarán ben preparados y, como consecuencia, no rendirán al máximo.

* Extraido del libro: Psicología de la Danza  Autores: Jim Taylor y Ceci Taylor

Próxima entrada: La confianza en uno mismo.

* (En este libro, que recomiendo a todo aquel que baila y sobre todo a profesores y coreógrafos, puedes encontrar un gran número de técnicas que permiten fomentar y mantener la motivación en los bailarines.)

, , , , ,

One Response to La motivación – Parte II

  1. carmencita 24 mayo, 2009 at 16:32 #

    me comprare este libor, porque me gustan muchisimo las entradas que publicas

Deja un comentario

Inspired by and dedicated to Michael Jackson